La Historia de Laura See This Page In English
 
 
La Historia de Kenji,
Crecí con un hermano mayor y mis dos padres. Cuando era jóven, siempre fui un poco atrevido, nunca tuve miedo de probar cosas nuevas. Empecé a robar cosas, probablemente solo por la adrenalina. Con esa adrenalina vienieron otras más. Primero me emborraché con mi hermano mayor cuando estaba en la secundaria. Me gustó ese sentimiento y pronto comencé a fumar marihuana con algunos de mis amigos. LLegué a la Preparatoria y ahí fue cuando todo empeoró. Probé las metanfetaminas y me hice adicto. Todo desde bajas calificaciones y problemas en casa debido a mi adicción comenzaron a empeorarse. El grupo con el que me juntaba era uno muy malo y creí que estar ahí era lo mejor para mí. Después de poco tiempo me encerraron en la cárcel y empecé a estudiar en la Correccional de California. El uso de la droga se convirtió en toda mi vida. También empecé a inyectarme y a usar heroína como otra alternativa. El estilo de vida me llevo a 15 años de cárcel y un espíritu quebrantado. El dolor que le cause a mi familia y la verguenza que sentía era el combustible que me mantenía atado.
Veía la vida de una manera tan distorcionada. Nunca estaba sobrio. Nunca me importé a mí mismo ni a mi familia. Todo lo que importaba era la próxima vez que me drogara. Mi adicción era tanta que puse mi vida en riesgo tres veces por sobredósis, era un desastre. Entre a un centro de rehabilitación comenzando el 2009. Estaba cansado de vivir así. Sabía que había una mejor manera de vivir y amarme a mi mismo. Este programa me ayudó a construir los cimientos y comenzar mi vida de nuevo. Mis padres empezaron a envejecer y yo no quería que me vieran así para siempre y también tenía un hijo que necesitaba de su padre.
Antes de comenzar este programa, sólo tuve unas cuantas experienceas con Dios. Sabía que era real, pero nunca lo acepté en mi corazón. Todo el tiempo El estaba ahí cuídandome.
En el programa, conocí a alguien que era muy diferente. Era tan buena persona y siempre estaba sonriendo. Tenía que saber que era lo que la hacía comportarse de esa manera. Le pregunté porque ella era así y me contestó que era Dios. Ese día cambió mi vida. Yo sé que al principio yo no tuve lo que ella tenía pero sabía que lo quería. Dios era tan visible cuando estaba esta mujer. Para hacer la historia más corta, después de varios meses me casé con ella. Todavía no era salvo, estaba batallando para hacer lo correcto. Pero Dios tenía planes para mi. En Octubre del 2009 me arrestaron. No hubo ningunos cargos en mi contra pero porque estaba en libertad condicional tuve que hacer 5 meses de tiempo. Ese día en la cárcel lloré a Dios y le dí mi vida a El. Fue tan simple, pero yo lo hacía difícil. Dios sabía que tenía que estar ahí para finalmente humillarme y que El me salvara.
Muchas cosas cambiaron para mi immediatamente. Sentí una paz interior que no sabía que existía. Mis pensamientos eran diferentes y mis reacciones eran como de una nueva persona. Ahora entendía lo que mi esposa decía. Estaba hambriento de la plabra de Dios, endentiéndola y dándome quenta que todo tenía sentido ahora. Leí y entendí cobre nacer de nuevo y que era ser una nueva creatura. Así que en Marzo, cuando me soltaron, me bautizé. Era muy importante para mí que mi pasado fuer perdonado. Mi esposa y yo ahora estamos involucrados en el ministerios de la prisión en nuestra iglesia y somos líderes de un ministerio que llega a aquellos que tienen familiares en las cárceles.
La vida hoy en día es buena. Dios ha traído personas a mi vida para animarme y caminar a mi lado. Espero emocionado el plan de Dios. Ahora sé que durante todos los problemas y tiempos miserables, Dios estaba ahí. Hubo un tiempo que pensé que nunca hiba a cambiar y mucha gente pensó lo mismo y yo lo creí. Ahora, le doy toda la gloria a Dios porque el es el único que pudo cambiarme.
Kenji
San Diego, California