La Historia de Linn

See This Page In English
 
La Historia de Linn,
Crecí en un hogar cristiano. Recibí a Cristo cuando era una niña. Puedo decir que mis padres nos enseñaron buena moral y todo lo que necesitabamos saber sobre Dios, pero algo cambio cuando cumpli los 13 años de edad. Fui a visitar a mi hermana a Las Vegas por las vacaciones de verano y cuando estuve allá fui violada. Perdí mi fe en todo, incluyendo en Dios. No estaba segura como manejar mi vida después de la violación. Me comencé a cortar. Empecé a cortar y a escribir poemas depresivos sobre quitarme la vida. Cuando tenía 16 años de edad le dije a mi madre lo que había pasado. Lloraba y rogaba por ayuda, pero mi madre no me creyó. Creo que estaba tan en shock que no pudo creerme o talves no quería creerme. Trató de buscarme ayuda. Me llevó a la iglesia. Me bautizé y tuve una experiencia maravillosa con el Señor esos días. Pero la presión de grupo y el diablo me apartaron de el camino correcto. Después dejé la iglesia y comencé a seguir el camino equivocado, nada era hermoso para mi. Mi corazón estaba lleno de odio y mi alma se sentía perdida, perdí totda la fe en Dios. Nada de esto importaba y me refugié en el alcohol, el sexo y las drogas, pero si deje de cortarme.
Conocí a un tipo después de haberme bautizado. Me fui a vivir con el y quedé embarazada. Crecí y deje de drogarme y tomar. Antes de tener a mi hija, su padre y yo conseguimos un lugar donde vvir. Pensé que las cosas mejorarían. Pero el padre de mi hija continuaba tomando. Terminó en la cárcel cuando su hija tenía 9 meses. Cuando salió bajo fianza, nos casamos. Pensé que quería casarse conmigo porque me amaba, pero se casó conmigo para que no pudiera testiificar contra el. Cuando salió de la cárcel salí embarazada de el otra vez. Compramos nuestro propia casa móvil, pero las cosas empeoraron. Mi esposo brincaba de trabajo en trabajo, porque la mayoría de el tiempo estaba tan crudo que no se podía levantar para ir a trabajar. Su vició empeoró. Los vecinos me llamaban mientras yo trabajaba diciendome que mi niña y su hermano lloraban afuera de la casa porque mi esposo se había ido a emborracharse y los había dejado solos. Me embaracé de nuevo y seguí trabajando hasta que tenía 7 meses de embarazo. Aqui fue cuando el abuso físico comenzó. Mi esposo me golpeaba mientras estaba borracho y yo lo comenzaba a odiar mas y mas cada día. Cuando tuve a mi tercer hijo las cosas no mejoraron. Mi esposo continuó golpeandome pero fué siempre en la privacidad. Le dije que era suficiente y que ya no aguantaba sus borracheras, infidelidades, golpes y se puso como loco y me golpeó enfrente de amigos. Cuando mi hija salió del cuarto por el ruido, la agarró y la forzó a mirar mientras me ahorcaba. Nosé ni como me escapé… Me divorcié, pero sentí como que todo fue mi culpa y comencé a usar drogas de nuevo.
Empecé a usar oxcycotton y heroína y me cortaba nuevamente. Odiaba todo pero las drogas no, eran mis mejores amigas. Vendía mis estampillas para ganar dinero para mis drogas y dos veces vendí mi cuerpo por medio gramo de heroína. Supe que ya estaba enviciada cuando mi hijo tocó la puerta de el baño mientras yo me inyectaba la jeringa en mi brazo y le gritaba que se fuera porque estaba arruinando mi momento de extasis con la droga. El 4 de Julio hice mi última linea de metanfetaminas y me postré de rodillas y oré. Hice una oración pidiéndole a Dios que las drogas ya no me controlaran y encontrara a alguien que me llevara de nuevo a Dios. Fui a mi casa y unos días después me inscribí a un lugar en línea para encontrar pareja, tres días despues me llegó un mensaje de un hombre. Texteamos por horas y dos días después nos citamos en un parque. Simplemente hicimos click. Una semana después me propuso ser su novio y yo accedí. Después me invitó a ir a la iglesia el Domingo. Fui y recordé como se sentía cuando era una adolescente. El amor que estaba buscando lo encontré en la iglesia y con el.
LLevamos juntos alrededor de un año. Desde entonces he vuelto a la iglesia y he aceptado a Jesus en mi corazón de nuevo, veo las cosas en esa luz de nuevo, mi vida a cambiado. Dios me ha enseñado amor y he conocido a personas en la iglesia que me aman y cuidan de mi. No pasa un día sin que ore y aprenda mas de el amor de Dios. No había sido tan feliz desde que era una niña. Tengo una relación maravillosa con Dios y con mi novio. Dios me ha bendecido tanto estos pasados meses y lo amo tanto por eso. He terminado la escuela on un GPA de 3.95 y me gradué como una de los mejores estudiantes en mi clase. Ahorita estoy buscando un trabajo. Sigo estando sobria y ya no me he cortado por más de un año. Mi corazón se ha vuelto de duro a blando y he comenzado a perdonar a todas las personas que me han lastimado en el pasado y me he estado convirtiendo en una mejor mujer y madre. Ahora que Dios esta de vuelta en mi vida, soy esa adolescente feliz que era antes, pero mas sabia! Mi familia y amigos lo ven en mi y estan muy contentos. Mi corazón esta lleno de amor, paz y gozo y asi es como necesitaba que fuera. Estaba perdida pero ahora Dios me encontró. ¡Nuna me perderé de nuevo! Mi fe ha sido restaurada y estoy llena de gozo de nuevo. Dios contestó mi oración y esta es la vida que siempre quise y tengo ahora. El poder de la oración… ¡AMEN!

Linn,

Lakeside, California